UNIDAD DE MANO

mano_areta_2-300x225

La mano se puede considerar un órgano noble, único, capaz de adaptarse a cualquier requerimiento y situación. Desde un movimiento brusco y de fuerza hasta la precisión y sutileza máximas.

Es un instrumento que manifiesta la inteligencia humana y nos diferencia del resto de los animales.

La patología traumática de la mano es cada vez más frecuente en nuestro entorno, debido entre otras causas, a una actividad física más intensa y variada. Las lesiones ligamentosas y/o las fracturas localizadas por ejemplo en codo, muñeca (radio y cúbito) o en los huesos que componen el carpo (escafoides, etc…), requieren a menudo de un tratamiento quirúrgico específico, según sea el patrón de la lesión y su localización. Técnicas como la artroscopia de muñeca suponen un avance muy importante en dichos tratamientos.

Limitaciones derivadas de los traumatismos en los dedos como pueden ser: dolor, pérdida de movilidad o inflamación, precisan de un seguimiento exhaustivo y cercano a fin de restaurar su funcionalidad y con ello, la de la mano en su conjunto. Por otra parte, en nuestra sociedad, las personas vivimos cada vez más años, y la patología degenerativa-artrósica es frecuente: artrosis de la base del pulgar (comúnmente conocida como rizartrosis) entre otras, suponen una pérdida de calidad de vida. Un tratamiento ortopédico bien dirigido puede solucionar el problema. Sin embargo en ocasiones es necesario una actuación quirúrgica acorde al tipo de lesión.

Las dolencias inflamatorias originan síndromes variados en función de la estructura alterada. La tenosinovitis de De Quervain afecta a tendones del pulgar, la tenosinovitis de flexores causa dedos en resorte o en gatillo.

Atrapamientos nerviosos tales como el túnel carpiano o el nervio cubital a nivel del codo son también comunes, siendo necesario un intervención quirúrgica, si previamente el tratamiento ortopédico bien dirigido no logra una recuperación óptima.

mano_areta_1b

“La mano es el instrumento de los instrumentos” (Aristóteles)

Cualquier alteración de la misma, derivada de lesiones traumáticas, inflamatorias o degenerativas, supone una limitación total o parcial de nuestra actividad.
Es fundamental una actuación oportuna y precisa que alivie el dolor, restaure la funcionalidad, y por ende, la calidad de vida de la persona.

La Unidad de Mano del Centro Médico Sendagrup está integrada por los traumatólogos especialistas Dr. Areta y Dr. Goyeneche