LA CIRUGÍA PROTÉSICA

En la actualidad la cirugía protésica de las articulaciones enfermas es tan frecuente que todos conocemos alguien cercano que ha precisado de ella.

Siglo XIX

En el siglo XIX se comenzó ha sustituir por primera vez las articulaciones por algo artificial. Themistocles GLUCK, demostró que el cuerpo humano era capaz de incorporar elementos artificiales durante un periodo largo de tiempo, y así desarrollo prótesis de marfil.

Siglo XX

Pero fue en el siglo XX cuando se fundamento la evolución que disfrutamos actualmente, sobre todo por:

  • Los logros en anestesióloga, que lograron mayores garantías de control vital y del dolor, durante y posterior a la cirugía.
  • La asepsia y los antibióticos que diminuyeron las complicaciones de infección.
  • La evolución en los estudios efectuados por cirujanos ortopedas. John CHARNLEY, entre los más destacados, logró sumar múltiples factores para conseguir la primera prótesis de cadera con garantías, a partir de la cual todo se ha fundamentado.
  • El desarrollo tecnológico, que ha permitido diseños, materiales y manufacturación de los implantes.

protesica-1

Siglo XXI

El siglo XXI, continúa con una imparable progresión, buscando aumentar los aspectos que benefician y en disminuir los que perjudican a los pacientes que precisan “la sustitución artificial de la articulación”, UNA PRÓTESIS, de rodilla, cadera, hombro… .

Todo ello no sería posible sin la demanda social de calidad de vida por parte de los pacientes. La secuencia de decisión se resume en:

  1. Los pacientes nos explican el motivo de consulta. Las razones de visita son sobre todo el dolor y la pérdida de las capacidades que se tenían.
  2. Tras la valoración que se efectúa por parte del traumatólogo y cirujano ortopeda se confirma el grado de discapacidad
  3. Las pruebas de imagen verifican el diagnóstico.

protesica-3

La coincidencia de estos tres fundamentos nos explica la causa del dolor y discapacidad que en la mayoría de los casos es la ARTROSIS. Pero también, en casos de fracturas la opción de la prótesis es factible.

La decisión del tratamiento quirúrgico precisa en prime lugar la INDICACION del facultativo y la DECISION es del paciente tras consenso con el cirujano, y siempre cuando las terapias alternativas han fracasado.

El siguiente paso consiste en la selección de la prótesis a implantar. Ante la multitud de tipos de prótesis y el hecho que cada paciente es único, esta elección siempre es PERSONALIZADA.

La última decisión la tiene el paciente, una vez explicados:

  • los riesgos y complicaciones
  • tiempos
  • convalecencia
  • rehabilitación…

Porque lo importante para un buen resultado es la COLABORACION  del interesado, del protagonista, del paciente.