Los factores de crecimiento, modo con el que vulgarmente se define en nuestro ámbito al uso de Plasma Rico en Plaquetas, está teniendo un eficaz resultado en el tratamiento de la artrosis de grandes articulaciones, con una mejora significativa en el dolor y funcionalidad de los pacientes en muchos de los estudios publicados al respecto.


Sí que en ocasiones podemos ver resultados discordantes en los resultados del tratamiento de la artrosis con factores de crecimiento, pero debemos tener en consideración que no todos los preparados de Plasma Rico en Plaquetas tienen la misma concentración de plaquetas y/o de factores de crecimiento (lo que ponemos de manifiesto en nuestra página “Plasma Rico en Plaquetas (PRP) o Factores de Crecimiento”) lo que puede dificultar la estandarización del tratamiento y la posibilidad de comparación directa de los resultados, y por otra parte no se consiguen los mismos resultados con el tratamiento de Factores de Crecimiento en función del grado de evolución de la artrosis, con lo que la mejor y mayor respuesta positiva se obtiene cuando se tratan artrosis con un grado de desarrollo leve o moderado (por ejemplo en el caso de la artrosis de rodilla los mejores resultados con el tratamiento de factores de crecimiento se obtienen cuando nos encontramos con un grado I-III en la clasificación radiológica propuesta por Kellgren-Lawrence en su artículo «Radiological assessment of osteo-arthrosis«).


El uso de factores de crecimiento en el ámbito de la hematología en la década de los 70, mientras que su uso en patología ortopédica o traumatológica comenzó en la década de los 80 del pasado siglo, con lo que ya llevamos unos cuantos años de uso de los factores de crecimiento en patología principalmente ligada a la artrosis de grandes articulaciones (en relación con patología ortopédica o traumatológica).


El hecho de que llevemos prácticamente 40 años utilizando este tipo de tratamiento de la patología artrósica con un significativo incremento de su utilización en los últimos 20 años, nos permite ir viendo investigaciones ligadas al mecanismo de acción de los factores de crecimiento, así como a los resultados obtenidos en el tratamiento de la artrosis.


El desarrollo e incremento que está teniendo el uso de terapias basadas en el Plasma Rico en Plaquetas o Factores de Crecimiento tienen su base en los siguientes puntos según Andía y Maffulli en su artículo “Platelet-rich plasma for managing pain and inflammation in osteoarthritis”:

  • El tratamiento de la artrosis mediante PRP o Factores de Crecimiento es aceptado en principio tanto por los pacientes como por los profesionales sanitarios, como un tratamiento potencialmente útil en el tratamiento de la artrosis.
  • El Plasma Rico en Plaquetas o Factores de Crecimiento es fácil de utilizar, ya que la preparación del PRP es rápida y técnicamente sencilla; a ello hay que añadir que su administración en la articulación no es muy invasiva (aunque realmente supone realizar una infiltración).
  • El tratamiento con PRP es un tratamiento muy seguro, ya que se utilizan las proteínas del propio paciente y el aumento de concentración de las moléculas bioactivas puede realizarse de forma sencilla y adecuada, evitando así evitar muchos efectos adversos e interacciones farmacológicas.


¿Cómo funciona realmente el Plasma Rico en Plaquetas o Factores de Crecimiento en una Artrosis?


Tras la preparación del Plasma Rico en Plaquetas y su infiltración en la articulación artrósica, van a producirse numerosas interacciones que se van desarrollando a lo largo del tiempo y que suponen la base de la mejora clínica de la artrosis y que podemos clasificar en 3 apartados:

  1. Modificación de la Viscosidad y del Índice de Fricción en la Articulación.
  2. Efecto Antiinflamatorio en las diferentes estructuras articulares.
  3. Estimulación de la diferenciación y crecimiento celular.

Modificación de la Viscosidad y del Índice de Fricción en la articulación


El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas puede ayudar a modificar la viscosidad del líquido sinovial, así como a reducir el Índice de Fricción entre las superficies articulares, mejorando con ello la funcionalidad articular. Estas respuestas están ligadas a las propiedades de tipo biofísico y bioquímico del PRP.

La artrosis de rodilla se caracteriza principalmente por el desgaste o pérdida del cartílago articular. El cartílago articular recubre los extremos óseos y se caracteriza porque para su mantenimiento es esencial el líquido sinovial y sus componentes. La lubricación del cartílago juega un papel esencial en el mantenimiento del cartílago y según algunos autores también puede estar involucrada en la progresión de la artrosis.

De los diferentes componentes del líquido sinovial, parece que la Proteína de Zona Superficial (Superficial Zone Protein, SZP), también denominada Lubricina, es un lubricante imprescindible para el cartílago articular y juega un papel importante en la reducción de la fricción y el desgaste y, por lo tanto, es fundamental en la homeostasis del cartílago.

En algunos casos se ha objetivado que en los primeros estadios de la artrosis de rodilla, hay una disminución de las propiedades lubrificantes del líquido sinovial, con una disminución del contenido de Lubricina. Estos cambios traen consigo un mayor Índice de Fricción y con ello un mayor sufrimiento a nivel del cartílago.


Y cómo influye el Plasma Rico en Plaquetas y los Factores de Crecimiento en la Viscosidad e Índice de Fricción?

Podríamos decir que el uso de Plasma Rico en Plaquetas interviene en la mejora de la lubricación del cartílago y en la disminución del Índice de Fricción de 2 formas:


Mediante el propio Plasma Rico en Plaquetas

El Plasma Rico en Plaquetas tiene unas características biofísicas concretas, entre las que podemos destacar su bajo índice de fricción a lo que posiblemente colabora la presencia de Proteína de Zona Superficial (SZP) o Lubricina en su composición. Así, Sakata y col, en el trabajo que dio lugar al artículo “Stimulation of the Superficial Zone Protein and Lubrication in the Articular Cartilage by Human Platelet_rich Plasma” analizan la composición del Plasma Rico en Plaquetas y se encuentran con un resultado inesperado como es la presencia de Lubricina o SZP en una concentración de aproximadamente 3 µg/ml.
En el mismo estudio realizaron un análisis del coeficiente de fricción de diferentes soluciones en condiciones límite en una Interfaz Cartílago-Cristal, cuyos resultados se muestran en el gráfico adjunto. Las Soluciones testadas fueron una Solución Salina, Líquido Sinovial, PRP Np Activado, PRP Activado con Trombina y Hyalurónico de Alto Peso Molecular (Orthovisc). Como se puede apreciar en los resultados, el Indice de Fricción más bajo era el conseguido con líquido sinovial y con las soluciones de Plasma Rico en Plaquetas, mientras que el coeficiente de fricción utilizando Solución Salina o Ácido Hialurónico aumentaba de forma significativa en relación a las otras soluciones.
Estos resultados no hacen sino corroborar que el Plasma Rico en Plaquetas puede disminuir el Índice de Fricción de una articulación artrósica, en la que el líquido sinovial puede no conservar su composición bioquímica normal y con ello sus características biofísicas. Esta disminución del Índice de Fricción tras la infiltración de Plasma Rico en Plaquetas en una rodilla artrósica, podría ser la razón de que algunos pacientes (pocos) tengan una sensación de mejora casi inmediata tras la infiltración de PRP.


Estimulación de la Producción de Lubricina o SZP por el Plasma Rico en Plaquetas

El Plasma Rico en Plaquetas estimula la producción de SZP o Lubricina por parte de los condrocitos superficiales del cartílago así como por los sinoviocitos de la membrana sinovial. De esta forma se incrementa la concentración de Lubricina en el líquido sinovial, favoreciendo la lubricación y mantenimiento del cartílago articular, así como disminuyendo el índice de fricción entre las superficies articulares, lo que favorece el correcto mantenimiento del cartílago articular y con ello ayuda a retrasar su deterioro y evolución hacia una artrosis más grave.

La síntesis de Lubricina o Proteína de Zona Superficial (Superficial Zone Protein, SZP) en los tejidos de las articulaciones sinoviales se estimula mediante el tratamiento con plasma rico en plaquetas (PRP).
Sakata y col han realizado un estudio en el que han cultivado células provenientes del cartílago articular y células de la sinovial con PRP y sin PRP durante 3 días y han objetivado que las células derivadas del cartílago articular y de la sinovial cultivadas con Plasma Rico en Plaquetas daban lugar a un aumento muy importante de la síntesis de Lubricina o SZP, en relación a las mismas células cultivadas sin PRP. Los resultados del estudio de Sakata fue publicado en 2015 en la revista The American Journal of Sports Medicine con el título «Stimulation of the Superficial Zone Protein and Lubrication in the Articular Cartilage by Human Platelet-Rich Plasma«


Efecto Antiinflamatorio en las diferentes estructuras articulares


Tal y como comentamos en la entrada del blog «Artrosis o «desgaste» de Rodilla. Tipos, Incidencia, Factores de Riesgo, Síntomas y Tratamiento» el comienzo de la artrosis de rodilla afecta habitualmente al cartílago articular, pero según avanza el proceso artrósico van apareciendo signos inflamatorios que afectan a la membrana sinovial, con lo que el proceso degenerativo inicial se convierte en un proceso inflamatorio global de la articulación, que retroalimenta la artrosis y con ello la destrucción del cartílago.
Por tanto si influimos en el proceso inflamatorio, también estamos incidiendo en la progresión de la artrosis limitando su degeneración y con ello toda la sintomatología asociada, como es el dolor, la rigidez articular, la impotencia funcional,…

El Plasma Rico en Plaquetas inyectado en la articulación artrósica, también tiene un efecto antiinflamatorio que puede estar relacionado con la disminución del dolor y con el estancamiento de la evolución de la artrosis.


Estimulación de la diferenciación y crecimiento celular




Esta página se actualiza periódicamente