El uso de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) o Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF) que en ocasiones se equipara al término Factores de Crecimiento supone una técnica cada vez más utilizada en el tratamiento de diferentes patologías, tanto relacionadas con la piel (rejuvenecimiento capilar, caída de cabello,…) como con la traumatología (Osteoartritis o Artrosis, Tendinopatías, Osteocondritis, Lesiones Musculares,…), basadas en un preparado hematológico rico en Plaquetas y Factores de Crecimiento, obtenido a partir de la sangre del propio paciente.

Este tipo de tratamiento basado en Plasma Rico en Plaquetas se incluye dentro de las denominadas Terapias Regenerativas que al fin y al cabo suponen tratamientos basados en productos biológicos autólogos (de la propia persona) que tienen como objetivo la regeneración de diferentes tipos de tejido así como de su funcionalidad.


El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas (PRP) está basado en la obtención de un producto autólogo a partir de la sangre (de la propia persona) que debido a su contenido en factores biológicamente activos pueda favorecer el crecimiento y/o reparación celular, así como desarrollar un efecto antiinflamatorio.

Partiendo de la sangre de la propia persona (en un volumen variable en función de la metodología a utilizar en su procesamiento) y utilizando uno de los muchos protocolos o kits existentes al respecto para la obtención de Plasma Rico en Plaquetas, se obtiene un preparado en el que destacan (aunque no en exclusiva) el contenido en Plaquetas y con ello en Factores de crecimiento. En función de la patología a tratar puede haber algunas variantes, pero el tratamiento tipo basado en Plasma Rico en Plaquetas se sustenta en la realización de varias infiltraciones de PRP dentro del mismo proceso de tratamiento (por ejemplo en el caso de patología ortopédica o traumatológica, lo más habitual es la realización de 3 infiltraciones de PRP con periodicidad de 1, 2 o incluso 3 semanas). En relación al mecanismo de acción del Plasma Rico en Plaquetas en el tratamiento de la Artrosis, puede interesarle también la siguiente entrada de nuestra web: «Factores de Crecimiento en el tratamiento de la Artrosis. Mecanismo de acción«.


Aunque en muchas ocasiones se utilizan indistintamente los términos Plasma Rico en Plaquetas y Factores de Crecimiento, realmente no son sinónimos con lo que no tienen estrictamente el mismo significado y repercusión biológica los términos Factores de Crecimiento y Plasma Rico en Plaquetas (PRP) o Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF), ya que el PRP o el PRGF es un preparado hematológico que se emplea habitualmente como fuente de Factores de Crecimiento, pero incorpora igualmente otros componentes con potencial biológico muy importante y que debe tenerse en cuenta, como Albúmina, Inmunoglogulinas, Proteasas y Antiproteasas, Fibrinógeno, Histamina,…



Las técnicas para la obtención de factores de crecimiento vienen siendo estudiadas y utilizadas desde la década de los 70, aunque es en los últimos años donde su aplicación es creciente y está aumentando el aporte de comunicaciones y estudios que nos hablan de sus resultados. Al conjunto de técnicas tendentes a la obtención de un preparado hematológico rico en Plaquetas y Factores de Crecimiento, algunos las denominan genéricamente como PRP (Plasma Rico en Plaquetas). El Plasma Rico en Plaquetas está siendo cada vez más utilizado en humanos debido a sus propiedades de favorecer el crecimiento y regeneración celular, en relación con el aumento de las concentraciones de los factores de crecimiento autólogos y proteínas secretorias, que suministradas de forma conjunta pueden tener un efecto antiinflamatorio y potenciar los procesos de crecimiento a nivel celular.



A pesar de que genéricamente denominamos productos relacionados con el PRP a diferentes modos de obtenerlos, no hay que olvidar que existen diferencias significativas en cuanto a la composición de la muestra obtenida mediante diferentes métodos. De esta forma encontramos metodologías o formas de preparación diferenciadas como PRP (Plasma Rico en Plaquetas), Concentrado Rico en Plaquetas, Gel de Plaquetas, Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF),… con los que obtenemos resultados diferentes en cuanto a concentración y composición; incluso dentro de los denominados Plasma Rico en Plaquetas (PRP) vamos a obtener productos que se llaman igual, pero con una composición muy diferenciada en función del proceso y material utilizado en la obtención del PRP (Cascade, Arthrex, GPS, Magellan, Plateltex,…).


¿Es o puede ser muy diferente la composición del Plasma Rico en Plaquetas?

En un estudio publicado por Creaney y col con el título “Growth factor delivery methods in the management of sports injuries: the state of play” en el British Journal of Sports Medicine (2008) muestran las concentraciones de diferentes factores de crecimiento en preparaciones de los denominados genéricamente PRP, encontrándose diferencias significativas en el contenido de plaquetas, así como diferencias en la cantidad de diferentes factores de crecimiento concretos, cuya tabla puede verse a continuación:


Valores de concentraciones de Factores de Crecimiento obtenidos de los siguientes estudios:
•Eppley BL, Woodell JE, Higgins J. Platelet quantification and Growth Factor analysis from Platelet-Rich Plasma: implications for wound healing. Plast Reconstr Surg 2004;114:1502-8
•Marx RE. Platelet-rich plasma: evidence to support its use. J Or Max Surg 2004;62(4):489-496
•Anitua E, Andia I, Sanchez M et al. Autologous preparations rich in growth factors promote proliferation and induce VEGF and HGF production by human tendon cells in culture. J Orth Res 2005;23:281-286
•Sanchez M, Anitua E, Azofra J et al. Comparison of surgically repaired Achilles tendon tears using platelet-rich fibrin matrices. Am J Sp Med 2007;35(2):245-251


Como se aprecia en la tabla superior, en función del método utilizado para la obtención de Plasma Rico en Plaquetas obtenemos diferencias significativas en el número de plaquetas (como podemos apreciar, hay preparados de PRP que triplican la concentración de plaquetas de otros preparados), en los diferentes Factores de Crecimiento,… con lo que en la realidad estamos obteniendo preparados hematológicos diferentes con la misma denominación. En este estudio han hecho referencia a 4 preparados de Plasma Rico en Plaquetas cuya composición se ha publicado, pero en este momento en el mercado hay multitud de preparados para la obtención de PRP con composición diferenciada.


En lo que todo el mundo parece estar de acuerdo es que para que un preparado pueda considerarse Plasma Rico en Plaquetas, debe haber un aumento en la concentración de plaquetas con respecto a su contenido en sangre, y algunos autores cifran ese aumento de concentración en que debe ser al menos 3 – 4 veces superior a la concentración de plaquetas en sangre, que es de 150.000 a 400.000 plaquetas por microlitro o lo que es lo mismo entre 150 y 400 x 109/litro (que es el modo de representación de la concentración de plaquetas en el gráfico adjunto). Hay que significar que a pesar de que los factores de crecimiento están contenidos en los gránulos de las plaquetas, el contenido de factores de crecimiento en las plaquetas puede diferir de unas personas a otras, con lo que no siempre hay necesariamente una proporcionalidad directa entre el contenido de plaquetas y el contenido de factores de crecimiento en una preparación de Plasma Rico en Plaquetas. Debido a esta discordancia que se puede dar en ocasiones entre el número de plaquetas y la concentración de factores de crecimiento, es por lo que algunos autores comienzan a dar importancia al Volumen Plaquetar Medio (VPM) que de alguna manera nos está dando una idea del tamaño de las plaquetas, ya que consideran que a mayor tamaño de plaqueta, su contenido en gránulos y con ello en factores de crecimiento será mayor.

En este gráfico obtenido del estudio de Dejnek y col, titulado «Analysis and comparison of autologous platelet-rich plasma preparation systems used in the treatment of enthesopathies: A preliminary study«, y publicado en la revista Advances in Clinical and Experimental Medicine en 2021, se aprecia que incluso en la concentración de plaquetas, hay una gran diferencia en su concentración en función del sistema utilizado para obtener Plasma Rico en Plaquetas (PRP). En este estudio el análisis de la composición de PRP se limita a 4 soluciones comerciales disponibles para la preparación del PRP, con lo que seguro que si ampliáramos el número de preparados analizados encontraríamos seguramente una mayor heterogeneidad de resultados.


Todo ello nos indica que existe una gran heterogeneidad en la composición de los ‘diferentes’ Plasma Rico en Plaquetas, con lo que también puede haber diferencias significativas en su función y resultados. Es lo que muchos autores argumentan como justificación para explicar la diferencia de resultados obtenidos en diversos estudios.

Así como no es lo mismo el efecto de tomar 100 mg de paracetamol o 400 mg de paracetamol, tampoco pueden compararse los efectos de diferentes modos de obtención de Plasma Rico en Plaquetas, ya que la concentración de Plaquetas, de Factores de Crecimiento,… pueden ser muy diferentes.


Dada la gran variabilidad de las diferentes propuestas de formulación o preparación del Plasma Rico en Plaquetas, ha habido desde 2009 diferentes propuestas de clasificación en las que se tienen en cuenta múltiples factores que intervienen en la preparación del Plasma Rico en Plaquetas, como son la concentración del número de plaquetas, o el enriquecimiento del número de plaquetas en relación a su contenido en la sangre del paciente, el modo de activación de las plaquetas, el contenido de hematíes,… pero quizá el parámetro más en boga actualmente en la diferenciación de los diferentes preparados de Plasma Rico en Plaquetas estriba en su contenido en Leucocitos, de forma que se habla ya de «Plasma Rico en Plaquetas y Rico en Leucocitos» o «Plasma Rico en Plaquetas y Pobre en Leucocitos».

Ilustración esquemática de la matriz y la arquitectura celular de dos concentrados de plasma rico en plaquetas que se diferencian por su contenido en leucocitos (círculos azules). Ilustración tomada del estudio de Ehrenfest y col: «Classification of platelet concentrates: from pure platelet-rich plasma (P-PRP) to leucocyte- and platelet-rich fibrin (L-PRF)» publicado en la revista «Trends in Biotechnology«, 2009

En función de los resultados de diferentes estudios en los que se compara la eficacia del Plasma Rico en Plaquetas Pobre en Leucocitos (LP-PRP) con respecto al Plasma Rico en Plaquetas Rico en Leucocitos (LR-PRP), se está produciendo una mayor concreción en el tipo de preparado de PRP a utilizar en función de la patología a tratar. En base a los resultados de diferentes estudios y revisiones realizadas, la tendencia actual es la de utilizar Plasma Rico en Plaquetas y Pobre en Leucocitos en los casos de Artrosis, ya que se obtienen mejores resultados que con otras formulaciones o preparaciones de PRP.

Con respecto a este tema de la diferenciación de la preparación de Plasma Rico en Plaquetas en función de su contenido en Leucocitos, en 2016 Riboh y col publicaban un Metaanálisis (síntesis de diferentes estudios publicados sobre este tema) en relación al uso de un tipo de PRP u otro en el caso de Artrosis de Rodilla con el título «Effect of Leukocyte Concentration on the Efficacy of Platelet-Rich Plasma in the Treatment of Knee Osteoarthritis» donde concluían que el uso de LP-PRP (PRP Pobre en Leucocitos) daba lugar a una mejora del dolor y la funcionalidad en los pacientes con respecto a aquellos tratados con LR-PRP (PRP Rico en Leucocitos).


En Sendagrup y en el ámbito de la Terapia Regenerativa obtenemos y utilizamos «Plasma Rico en Plaquetas Pobre en Leucocitos» para el tratamiento de diferentes tipos de Artrosis, siguiendo la metodología propuesta por Anitua y col, en lo que también se denomina Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF).