Artrosis o desgaste de rodilla dolorosa en mujer mayor

La artrosis o desgaste de rodilla es una enfermedad habitualmente de tipo degenerativo en la que el cartílago que recubre los huesos de la articulación va deteriorándose o ‘gastándose’ y con ello disminuye la protección que aportan dichos cartílagos a los huesos (fémur, tibia y rótula) y va apareciendo el dolor, la impotencia funcional o incapacidad para andar con normalidad, disminución de la movilidad articular, cambios morfológicos que dan lugar a deformidad articular,…

En la artrosis de rodilla, si bien comienza con un ‘desgaste’ del cartílago articular, secundariamente van apareciendo signos inflamatorios que afectan a la articulación y terminan alterando la morfología del hueso subcondral con hipertrofia ósea o crecimientos óseos localizados (osteofitos) que dan lugar a un cambio morfológico y estético de la articulación en su conjunto.

Todo ello se acompaña principalmente de dolor -inicialmente ligado a la actividad física- pero que va aumentando su aparición e intensidad a lo largo del tiempo, rigidez articular, hinchazón articular o derrame sinovial, impotencia funcional con deterioro muscular,…


Tipos de artrosis de rodilla


En función de que exista una causa previa o no, las artrosis de rodilla las podemos dividir en primarias o secundarias.

Artrosis de rodilla primaria: se caracteriza por no existir una causa conocida y es la que se produce como consecuencia del desgaste o degeneración del cartílago ligado a la edad, por lo que es una artrosis que comienza generalmente a partir de los 40-50 años y va avanzando con la edad. Es con diferencia la artrosis de rodilla más habitual.

Artrosis de rodilla secundaria, en la que previamente al deterioro del cartílago se ha producido una lesión previa, como una fractura o una lesión compleja de ligamentos y menisco,… Debido a la existencia de un acontecimiento previo, la artrosis de rodilla secundaria se ve en ocasiones en gente joven.



Incidencia de la Artrosis de Rodilla


La artrosis de rodilla es más frecuente que la artrosis o desgaste de cadera y afecta más a mujeres que hombres. Estos son entre otros, los datos que aporta el estudio EPISER2016 que promovido por la Sociedad Española de Reumatología (SER) ha estimado la prevalencia de la artrosis en la población adulta española, gracias a la participación de 3336 personas de más de 40 años.

Según EPISER2016 la prevalencia de la artrosis de rodilla (hay que recordar que se trata de porcentajes sobre la población de 40 años) es del 13,83 %, claramente superior a la artrosis de cadera que es del 5,13 %. Como factores asociados a la artrosis de rodilla, cabe destacar el sexo (más frecuente en mujeres), el sobrepeso y obesidad y la edad (la incidencia aumenta con la edad, con un pico a partir de los 70 años).



Factores de Riesgo de la Artrosis de Rodilla


La artrosis de rodilla primaria en la que no hay ninguna causa conocida es la consecuencia de una interacción de factores genéticos y/o factores de riesgo, que dan lugar a una alteración de los condrocitos (las células específicas del cartílago) y del hueso subcondral (la zona de hueso en contacto con el cartílago) y con ello a una modificación de las características del cartílago que se deteriora y se ‘desgasta’.

Entre los Factores de Riesgo que pueden favorecer la instauración de una artrosis de rodilla, están:

  • Edad
  • Sexo
  • Peso
  • Actividad Física elevada
  • Alteraciones biomecánicas


Síntomas en la Artrosis de Rodilla


La artrosis de rodilla puede tener un comienzo insidioso y una evolución lenta; el síntoma inicial suele ser el dolor y éste puede variar en la forma de comienzo y en su intensidad. En ocasiones el dolor aparece al comenzar a realizar una actividad física, desapareciendo al cabo de unos minutos aunque mantengamos la actividad, para volver a aparecer cuando la actividad física se prolonga en el tiempo; en otras ocasiones el comienzo es un dolor matutino que cede al ir realizando las actividades habituales. Sea el comienzo de una forma u otra, el dolor evoluciona en el sentido de aumentar su intensidad, de aumentar las actividades que generan dolor y mantenerse durante más tiempo, hasta llegar incluso a limitar la realización de cada vez más actividades.

Además de por el dolor, la artrosis de rodilla se caracteriza por:

  • Disminución de la movilidad, rigidez.
  • Incapacidad funcional.
  • Hinchazón o derrame articular.
  • Cambios morfológicos.


Tratamiento de la Artrosis de Rodilla


El tratamiento de la artrosis o desgaste de rodilla puede ser muy variado en función del estadio de la propia enfermedad. Lógicamente ni el tratamiento ni su agresividad va a ser el mismo en el inicio de una artrosis de rodilla en la que hay molestias al comienzo de la actividad que desaparecen a continuación, que en un desgaste de rodilla avanzado en el que el paciente no puede prácticamente andar o lo hace con dificultad debido al dolor.

Además de la variabilidad del tratamiento en función del avance de la artrosis de rodilla, también hay diferentes tipos de tratamiento que podemos englobarlos en:

  • Tratamiento no farmacológico
    Medidas generales
    Control del Peso
    Medidas ortopédicas
  • Tratamiento farmacológico
    Analgésicos
    Antiinflamatorios
    SYSADOA (Glucosamina, Condroitina y Diacereína).
    Viscosuplementación
    Factores de Crecimiento
  • Tratamiento quirúrgico
    Osteotomía
    Cirugía Protésica
Write a comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies