La fractura de cadera en el paciente anciano es una patología en auge debido al envejecimiento de la población y al cambio de hábitos higiénico-dietéticos, y se está convirtiendo en un gran problema socio-sanitario que seguirá aumentando a lo largo del tiempo. Es mayor la incidencia en mujeres y las fracturas de cadera están habitualmente ligadas a las caídas y la osteoporosis. El Dr. Imanol Gabarain de la Unidad de Fracturas y Secuelas de Sendagrup nos aporta su visión sobre esta Patología en auge.

Un Problema de Salud Pública

En los países de nuestro entorno la población cada vez vive más años y con una calidad de vida mejor. Esto supondrá que nos encontraremos cada vez con más frecuencia con problemas de salud propios de gente con edad avanzada, y que además tendremos que dar una solución más óptima con el objetivo de que no merme en la medida de lo posible la calidad de vida de nuestros mayores.

Dentro de los problemas propios de esta edad está la pérdida de masa ósea, tanto mineral como de proteínas, conocida como osteoporosis. Se trata de un proceso, que por sí no da síntomas, y que con más frecuencia observaremos sus consecuencias: las fracturas osteoporóticas.

Son fracturas producidas a consecuencia de un traumatismo más ligero, que un hueso sano soportaría con mayor probabilidad. Son típicas regiones del cuerpo que sufren estas fracturas entre otras el radio a nivel de la muñeca, el húmero a nivel del hombro, las vértebras o el fémur a nivel de la cadera.

LA FRACTURA DE CADERA

Las fracturas comúnmente conocidas como “fracturas de cadera”, suelen ser aquellas que se producen en el fémur en la zona más cercana a la cadera, no teniendo porqué afectar obligatoriamente al juego de la cadera.

Las fracturas de cadera tienen una gran trascendencia. No sólo por la gran incapacidad y el dolor que supone al paciente. Se sabe que es un predictor de mortalidad: según los estudios más recientes, entre el 12% y el 37% de los pacientes con fractura de cadera habrá fallecido en el primer año tras la fractura.

Se producen por la conjunción de dos factores: un hueso débil por la osteoporosis y una caída. Es por ello que se suele incidir en evitar y proteger en estas edades las caídas.

TIPOS DE FRACTURA Y SU TRATAMIENTO

fractura_intracapsular_femur-300x281-1
Según la región del fémur en la que se haya producido la fractura, dividiremos las fracturas de cadera en dos grandes familias:

Fracturas intracapsulares: Si la fractura se ha producido dentro de la cápsula de la articulación, el riesgo de que la cabeza del fémur haya perdido el riego sanguíneo y que se “muera” esa cabeza es alto. Es por ello que, por lo habitual, salvo fracturas en las que no haya habido desplazamiento de los fragmentos y optemos por fijar la fractura con tornillos en un intento de preservar la cabeza, que optemos por sustituir la cabeza y colocar en su lugar una prótesis de cadera. Según la edad y la función que vaya a pedirle el paciente a esa prótesis, optaremos por un modelo u otro.
Son fracturas que se incluyen en este apartado las fracturas de la cabeza (más raras) y del cuello del fémur (subcapitales y algunas de la base del cuello o basicervicales).
Fracturas extracapsulares: fractura_extracapsular_cadera-181x300
Son las fracturas que ocurren fuera de la cápsula. La vascularización de la cabeza no suele estar afectada. En estos casos colocar una prótesis puede ser técnicamente muy exigente y los resultados pueden no ser satisfactorios, por lo que solemos optar por fijar la fractura mediante implantes como clavos intramedulares y placas con tornillos.
Son fracturas que se incluyen en esta familia algunas fracturas basicervicales, las fractura pertrocantéreas y las subtrocantéreas.

¿SE DEBEN DE OPERAR SIEMPRE? ¿CUÁNTO SE PUEDE DEMORAR LA CIRUGÍA?

Existen casos excepcionales en los que el deterioro del estado general del paciente es tan grave que el paciente no podría soportar una operación y la posibilidad de que fallezca es tan alta que se desaconseja operar, momento en el que podemos optar por un tratamiento paliativo o incluso sedación en casos terminales, siempre de acuerdo con el principio de autonomía del paciente y en consenso con sus allegados.

En el resto de las situaciones optamos por operar al paciente. Incluso aquellos pacientes que no caminan y se desplazan en silla de ruedas se benefician de la intervención ya que una vez operados podemos sentarles sin que sufran los dolores tan agudos producidos por la fractura. Es éticamente aceptable ya que supone un beneficio neto claro la intervención en estos casos.

Retrasar la intervención puede agravar y empeorar el estado general del paciente por complicaciones producidas por el encamamiento prolongado (úlceras en piel, neumonía,…). Por lo general, intentaremos operarles lo antes posible, siempre que su estado general se lo permita, sea seguro para el paciente y hayamos podido mejorar posibles descompensaciones de otros problemas médicos que el paciente pueda presentar.

No existe un consenso claro de cuánto puede demorarse una cirugía, pero en aquellos casos en los que el paciente esté medicamente estable, se recomienda intervenir antes de las primeras 48 horas.

UNA VEZ OPERADO, ¿QUÉ HAY DESPUÉS?

Tras la cirugía, pasadas las primeras 24-48 horas y si el paciente está en condiciones, comenzaremos a incorporarle de la cama para sentarle, tras ello si antes lo hacía, intentaremos que se ponga de pie y comience a caminar con ayuda.

Dependiendo de la situación previa a la fractura, la rehabilitación será más o menos exigente y estará adaptada caso por caso. El objetivo final será intentar acercarse a la situación previa a la fractura.

Puede que después de la fractura, se recomiende al paciente un estudio de osteoporosis y se establezca un tratamiento para la misma.

 

Acceso al perfil del Dr. Imanol Gabarain en Sendagrup

 

Puedes seguir esta y otras noticias a través de nuestra cuenta en Twitter

 

 

  1. 25 marzo, 2019

    Muy bueno el articulo. Muchas gracias ayda a la gente.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR