Oír el diagnóstico de cáncer es alarmante. Sin embargo, el cáncer de piel es la forma más frecuente de cáncer, y su frecuencia aumenta duplicándose cada 10-15 años.

Los tres tipos básicos de cáncer de piel, son:
• Carcinoma Basocelular
• Carcinoma Espinocelular
• Melanoma Maligno

Carcinoma Basocelular o Epitelioma

Suele presentarse como una lesión un poco más rojiza que la piel y levemente sobreelevada. Su ubicación más frecuente es cabeza, cuello y manos. Son los tumores más frecuentes de piel en personas de piel blanca. Existe una relación directa con la exposición solar en este tipo de tumores. Son de diseminación lenta, demorando meses o incluso años. Si no se tratan quirúrgicamente, empiezan a erosionarse, a sangrar y a presentar ciclos de curaciones incompletas con sangrados con costra. Muy rara vez se disemina a otras partes del cuerpo, el daño se produce más bien por invasión local. Si son operados a tiempo y en forma completa su resultado estético y oncológico es excelente.

Carcinoma Espinocelular o Carcinoma Escamoso

Se presentan como pequeños nódulos o lesiones sobreelevadas rojizas y se pueden ver cubiertas por cierto grado de descamación blanquecina. Se encuentra usualmente en cara, escote y manos. Es un tumor que se encuentra en personas de piel clara y en relación directa con el daño solar. Evoluciona generalmente en masas de gran tamaño y al contrario del Carcinoma Basocelular, este sí puede producir metástasis. Su tratamiento es quirúrgico y debe ser radical.

Melanoma Maligno

Es el tipo de cáncer de piel más agresivo, y su pronóstico es reservado. Las células malignas de los Melanomas producen de manera continua melanina, lo cual le da característicamente a este tipo de tumores el color entre café y negro. Tiene una tendencia natural a la diseminación o metástasis, siendo por lo tanto su diagnóstico y tratamiento precoz esencial. El melanoma puede aparecer de manera espontánea sin ningún tipo lesión previa o puede desarrollarse en la cercanía o en los bordes de algún tipo de lunar. Por ello, es importante conocer la localización y la apariencia de los lunares en el cuerpo para detectar de manera precoz cualquier tipo de cambio que pueda ocurrir en alguno de ellos. La exposición prolongada y repetida al sol es la principal causa de melanoma, así como en los otros tipos de tumores de la piel. También tienen un rol importante la herencia familiar y la presencia de lunares atípicos.

Factores que uno debe tener en cuenta para identificar aquellos lunares que pueden estar en riesgo:

• Cambios en la superficie de los lunares.
• Sangre o lesiones erosionadas en algunos de estos lunares
• Bordes irregulares
• Picor, dolor o molestias en la zona del lunar.
• Lesiones satélites
• Antecedentes de nevus atípicos previos

¿Por qué elegir un Cirujano Plástico?

El tratamiento del cáncer cutáneo, suele requerir cirugía para extirpar las células malignas. Un Cirujano Plástico puede extirpar estas lesiones usando técnicas especializadas para preservar tu apariencia de la forma más adecuada posible.
En muchas ocasiones es necesario el movimiento de piel adyacente, que denominamos colgajos, o la colocación de un injerto de piel; ambas técnicas son dominadas por los Cirujanos Plásticos.

Aunque no hay cirugía sin cicatrices, haremos un gran esfuerzo para tratar tu cáncer de piel sin cambiar su apariencia, minimizando el impacto que pueda tener en ti la cirugía. Aunque lo más importante siempre es una extirpación correcta, para no dejar restos tumorales. La curación del carcinoma de células basales y de células escamosas puede ser incluso mayor al 98% si es detectado en etapas precoces.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies