La parálisis facial es una patología relativamente frecuente y generalmente se debe a una inflamación del nervio facial. El Dr. José Angel González de la Unidad de Otorrinolaringología de Sendagrup, nos da las diferentes pautas de tratamiento para resolver este cuadro, que en ocasiones puede requerir una intervención quirúrgica.

La parálisis facial periférica se define como la alteración en la función motora voluntaria del nervio facial (VII par craneal) que origina una pérdida del tono muscular y una inmovilidad parcial o total generalmente de uno de los dos lados de la cara.

La causa más frecuente es la parálisis facial de causa desconocida también conocida como parálisis de Bell o parálisis “a frigore”, denominada así por la carencia de signos de inflamación (calientes) en la zona facial, terminología que ha dado lugar a la percepción social de que la parálisis podría deberse a una exposición a frío, aire etc…, hecho nunca confirmado por la ciencia. A día de hoy se sabe que la mayoría de estas parálisis faciales se deben a la inflamación del nervio facial ocasionada por la reactivación en los núcleos motores del nervio de una infección previa por el Virus Herpes Simple. Esta reactivación es más frecuente en pacientes diabéticos, hipertensos y durante el embarazo debido a alteraciones en la inmunidad.

Otras causas de parálisis facial por orden de frecuencia incluyen la resección de tumores en el oído, la glándula parótida o la cara, las infecciones complicadas del oído, la infección por el virus de la varicela en su forma de reactivación (Síndrome de Ramsay-Hunt) y los traumatismos craneoencefálicos.

El tratamiento inicial consiste en la toma de medicación antiinflamatoria asociada o no a terapias antivirales siempre dependiendo de la causa y de las características del paciente.

En algunos casos de fracturas del hueso temporal debidas a un traumatismo craneal de alta energía se puede realizar una descompresión y liberación quirúrgica del nervio en sus fases precoces, si bien esta actitud es algo controvertida.

Una vez transcurrido un tiempo prudencial de unos 6 a 12 meses y si la parálisis permanece, ésta se puede considerar como permanente. Es en estos casos cuando los cirujanos otorrinolaringológicos nos comenzamos a plantear un estudio radiológico focalizado en el nervio y una terapéutica específica para tratar los trastornos motores y oculares asociados a la parálisis facial.

Tratamientos para la parálisis facial periférica permanente

Tratamiento rehabilitador

Incluye terapia física y rehabilitación e inyección de toxina botulínica selectivamente en el lado sano y algunas zonas del lado paralítico para disimular la asimetría facial. Los pacientes con parálisis facial periférica en ocasiones también se benefician de una terapia rehabilitadora.

Tratamiento Quirúrgico

Distinguimos tres tipos de cirugías

1.- Reparación del nervio mediante descompresión, reparación de una interrupción o interposición de un injerto.

Debe ser realizada en las primeras semanas tras la lesión ya que pasado ese tiempo las reparaciones nerviosas no suelen ser efectivas.

2.- Técnicas dinámicas

Intentan una recuperación de la movilidad de la cara utilizando nervios o músculos del propio paciente.

Se puede realizar una reinervación de la cara utilizando el nervio hipogloso o el nervio maseterino que se sutura al extremo distal del nervio facial para que el intento de movilidad lingual o masticatoria estimule la movilidad facial.

También se pueden realizar técnicas de transferencia nerviosa desde el nervio facial del lado sano mediante un injerto de nervio sural.

Cuando se prevé que una transferencia nerviosa no va a ser efectiva se propone una transferencia muscular directa que se puede realizar mediante un injerto muscular y nervioso del músculo gracilis del muslo o mediante la transposición del músculo temporal (músculo masticador inervado por el V par craneal o trigémino) no afectado por la parálisis facial. El músculo temporal se desinserta de su extremo distal y se sutura a la musculatura facial para que el intento de realizar una masticación estimule el movimiento de la cara. Esta técnica de transferencia temporal descrita por Labbé en el año 2000 supuso un gran cambio, aunque al ser bastante agresiva ha sido sustituida hoy día por técnica endoscópicas mínimamente invasivas y endoscópicas que se realizan a través de una pequeña cicatriz en el surco nasolabial.

3.- Técnicas estáticas

Se utilizan como último recurso para mejorar la simetría facial, evitar la exposición ocular asociada a la parálisis facial y evitar el lagrimeo en los casos en que por la causa de la parálisis, por las características del paciente o por el largo tiempo de evolución con atrofia muscular  no se puedan realizar técnicas de reinervación o dinámicas.

Las más frecuentemente utilizadas son:

Implantes de oro en el párpado superior para mejorar el cierre ocular.

Inyecciones de ácido hialurónico en el párpado superior, similares a la pesa de oro pero de una duración aproximada de 6 a 12 meses.

Técnicas de corrección del parpado superior, inferior y de disminución de la cantidad de globo ocular expuesto.

Suspensión facial con fascia lata, hilos tensores o tiras de músculo temporal: se injerta un fragmento de la fascia lata de la cara externa del muslo, del músculo temporal o de un material sintético y se sutura con tensión a la región facial paralítica para elevarla sin intención de provocar un movimiento voluntario.

Estas técnicas quirúrgicas planteadas son altamente especializadas, requieren una formación específica en cirugía de la parálisis facial y su gran dificultad está en decidir en cada caso cual sería la opción más recomendable.

Para dudas o aclaraciones no dude en consultar con la Unidad de Otorrinolaringología del Centro Médico Sendagrup de Donostia – San Sebastián, situado en Calle Zuatzu 8 Bajo; también puede consultar sus dudas mediante email: ja.gonzalez@sendagrup.com, o pida cita en la consulta en el teléfono 943 506 506.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR