La osteomielitis en una patología grave que afecta a niños pequeños -en cuyo caso la infección suele producirse por vía hematógena, donde los microorganismos se propagan a través de la sangre- y adultos -en cuyo caso lo más habitual es que la infección se produzca por invasión directa como es el caso de fracturas abiertas y cirugía ósea o por infecciones en los tejidos cercanos-.

 

¿Cómo se trata la Osteomielitis?

Osteomielitis o Infección ósea, secundaria a una fractura abierta con cirugía reconstructiva con material de osteosíntesis

 

El tratamiento de la osteomielitis depende de varios factores. En primer lugar la edad.

 

Las osteomielitis aguda en los niños, como hemos comentado, es de origen hematógeno y suele responder bien a un tratamiento antibiótico específico y prolongado, inicialmente administrado de forma endovenosa. Se reserva el tratamiento quirúrgico en los casos de formación de abscesos en los que se requiera drenaje.

 

En los adultos por el contrario, el tratamiento antibiótico nunca va a poder por sí solo curar una osteomielitis, por lo que es imprescindible realizar un tratamiento quirúrgico.

 

El tratamiento de la osteomielitis crónica va a depender de muchos factores como son el tiempo de evolución, el hueso afectado, la magnitud de la afectación del hueso, la presencia de secuestros (tejido óseo muerto) o fístulas, pero en esencia consiste en la eliminación de todo el tejido infectado.

 

cirugía reparadora en el tratamiento de un foco de osteomielitis o infección óseaPara obtener una rápida curación de los focos de osteomielitis es necesario la extirpación radical de las lesiones óseas y partes blandas afectadas, hasta dejar tejido sano no infectado. Además hay que retirar del paciente todo el material metálico que presente, ya sean prótesis articulares o material de osteosíntesis como placas y tornillos o clavos endomedulares. Esto es fundamental para conseguir la curación, ya que los gérmenes se adhieren a estos cuerpos extraños, se organizan en colonias formando lo que se llama el biofilm y perpetúan la infección, ya que los antibióticos no llegan a estos gérmenes del biofilm. La única manera de eliminarlos, es por tanto la retirada de todo el material extraño.

 

Una vez resecado todo el tejido infectado y material metálico, hay que proceder a la reconstrucción del miembro. En el caso de que la osteomielitis se haya producido tras una intervención por una fractura que todavía no está consolidada, habrá que realizar una fijación del hueso pero sin introducir material extraño dentro, para permitir la curación de la infección. Esto se consigue colocando en el hueso afecto un sistema de fijación externa (dispositivo de fijación situado por fuera de la piel del paciente, que se fija al hueso a través de alambres o clavos roscados) que mantenga la alineación y estabilidad del miembro afecto. Una vez curada la infección, se procederá a su reconstrucción lo que implica nuevas intervenciones, en ocasiones muy complejas.

 

En definitiva, la osteomielitis es una de las patologías más graves y de más difícil tratamiento dentro de la patología del aparato locomotor, que obliga a la realización de complejas cirugías asociado a un tratamiento antibiótico prolongado, pero se puede conseguir la curación si se realiza un tratamiento adecuado.

 

 

El Dr. Gaspar De la Herrán, miembro de Sendagrup y Jefe de Sección de la Unidad de Fracturas en el Servicio de traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario Donostia, es el autor de este contenido divulgativo.

 

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies